Felipe Patarroyo Arriba
17 Septiembre, 2017
Luis Ramírez Bogotípia
17 Septiembre, 2017

Mónica Alejandra Luque Reyes

Historias que danzan mis pies

Fotografía digital
30cm X 40cm
Universidad Jorge Tadeo Lozano | 2017

Entre los pies escucho cómo la tierra nos cuenta su historia. Al oído nos susurra el repique del tambor que nos habla del pasado, de la pasión, del dolor que de la piel fue arrancado, de la fuerza con la que se vive en tierra que han nombrado “blanca”.

Ante la prohibición de hacer letras sus memorias y de su inminente muerte, esta historia buscó otro lenguaje en el cual sobrevivir. Buscó uno que habla con el cuerpo y las vísceras y uno que se remonta al sentir del fuego de aquellos que nos han dejado, no con el fin de revivir los gritos sordos que dejó la ignorancia, sino para honrar y redimir en el arte esa pesada carga.

Gran parte de los libros de historia son escritos desde la mirada de quien gana y conquista, ignorando la historia de quienes sufrieron en ese proceso, de aquellos que sin voz ni voto cargan en silencio lo que la historia calla. Sin embargo, yo también soy portadora de historias a través de mi cuerpo; con la danza yo revivo una y otra vez las raíces de mi país, incluso las más ocultadas y silenciosas.

Este proyecto inicia al hacerme preguntas como ¿por qué danza? ¿Por qué me apasiona bailar el folklor de mi país? ¿Qué representa eso para mí? Su valor histórico, el reflejar en ellas el dolor, la libertad, la furia, la rebeldía, sus raíces, su cultura, sus creencias y sobre todo la forma de mantenerse con vida, desde su literalidad ante la fragilidad de sus cuerpos, hasta mantener vivo su espíritu; éstas, entre muchas otras, fueron mis respuestas. En esta serie fotográfica, como resultado de esta indagación y por medio de la intervención de un libro de la historia de Colombia entre los siglos XVI, XVII y XVIII, hablo sobre la historia negra colombiana que he conocido gracias a la danza.