Manuela Aguilar Camiseta Urbana
11 Julio, 2017
Elena Etter (Foto) grafías
11 Julio, 2017

Laura Palma

Destilando Olvido

Universidad de los Andes | 2014

La instalación Destilando Olvido nace para explorar el recuerdo y el olvido a través de la fotografía.

La fotografía es un medio que, a través de la luz, captura elementos materiales externos, los inmortaliza, y sirve como herramienta para, a lo largo del tiempo, relacionar lo conocido y lo que no se conoció.

El contacto con las fotografías deja en manos del observador detenerse en los detalles, e inconscientemente darles un sentido personal; precisamente es el subconsciente el que genera el impulso de apropiación que se proyecta sobre la fotografía. Así, una imagen deja de ser un elemento inerte y se convierte en un objeto vivo, enlazado a la memoria, que tiene la capacidad de facilitar al observador crear y recrear recuerdos.

La naturaleza personal de los recuerdos, como elementos íntimos para retener el pasado, hace inevitable cuestionar su veracidad, pues son resultado de hechos y vivencias específicas que sólo puede revivir aquel a quien pertenecen. Lo anterior hace casi obvio que los pensamientos asociados a las imágenes corresponden sólo en parte a hechos y vivencias reales, y tienen un gran componente de ficción; así, todo recuerdo es una construcción subjetiva. Lo anterior quiere decir que, en un intento inconsciente de ‘revivir’ un pasado ausente, el espectador llena los vacíos de su memoria con elementos ajenos a la misma, como parte de la reconstrucción necesaria de su propia historia, debido a la limitada capacidad de recordación del ser humano.

“La fotografía es nuestro certificado de presencia que se adelanta a una ausencia, es más, es lo único que a veces queda como huella en una realidad que alguna vez fue.” Barthes, 1980.