Oscar Jiménez Nicotónico
10 Julio, 2017
Marie Yulie Rojas C. Balnearios.
10 Julio, 2017

Carolina Lannini

Pulpa

Pontificia Universidad Javeriana | 2014

La prohibición genera obsesiones, y lo grotesco nos provoca atracción. La obsesión que tenemos con lo desagradable genera un doble estándar, lo bonito, que gusta, y lo feo que suscita pasiones.

Sentirnos humanos, y parte de la tierra es indecente. Es por esto que existe una dualidad entre lo que se intenta ser, y lo que realmente se es. Las personas son débiles y no pueden alejarse de sus instintos reales, una atracción terrenal por la imperfección y por lo escondido.

Las prohibiciones imaginarias impiden aceptarnos como individuos con necesidades. Sin embargo son esas mismas prohibiciones las que nos generan atracción y pasión.

La mirada busca el detalle, y a partir de esto empieza una construcción de lo obsceno, donde lo que está por fuera de la escena juega un papel fundamental, que insinúa y genera sensaciones y pensamientos ambiguos.